ARTEFERVESCENTE
Ana Fernandez, cazadora de escenas cotidianas, muy humanas

Ana Fernández, febrero de 1970.
Casi 5 años de retina fotográfica, poco tiempo para desarrollar un buen currículum profesional, pero mucha pasión para compensar.
Comenzó casi sin saberlo, apoyada y animada por amigos queridos que además tenían un gran criterio artístico.
Así nacía “Turno de tarde”, una serie de fotografías realizadas a un banco en primera línea de playa, con personas anónimas a quienes robaba un instante de su vida. Ocho meses de instantáneas, siempre a la misma hora, siempre desde el mismo punto de vista, siempre con su móvil, siempre con prisas porque el trabajo le llamaba. Eran fotos hechas durante su turno de trabajo en un buen restaurante a pie de mar.
Mientras, recorría y recorre las calles de la ciudad, disfrutando de los momentos que no deja de observar e intenta plasmar, para después subir a las redes sociales. Este vehículo ha sido su plataforma donde comparte, no sólo la instantánea, sino textos que reflejan lo que piensa o siente, con humor, ironía o sensibilidad.
Su manera de ver la vida, su manera de pensar, así se amontonan las imágenes.
Le gusta contar historias que le emocionan. Mostrar a quienes observan su fotografía, que, casi en cada cosa, en cada persona, en lo cotidiano, está lo esencial de cada uno de nosotros. Atrapar momentos sencillos que en realidad son extraordinarios, porque no se repetirán y para ello hacerlo desde el lugar y el momento preciso, nos comenta.
“Próxima parada” fue el segundo trabajo, a bordo de Guaguas Municipales, disfrutando de la generosidad de todos los que se dejaron retratar para poder observar la vida que acontece cuando viajas. Descubrió trayectos llenos de vecinos, de amigos, de historias muy humanas. Conoció a fondo la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Al terminar este trabajo, supo que era fabuloso viajar, sólo por placer, a bordo de casi cualquier guagua.

Hoy en día se le agolpan las ganas de avanzar con otros proyectos, pero sabe que llevan su tiempo, que hay que madurarlos para tenerlos bien hechos.
Termina Ana con un pensamiento de vida:
”Me espera África, me esperan las playas y me esperan mujeres. Pero ante todo, confío en que los esperen ustedes”.

¿Quieres tener nuestra revista mensual en versión digital ISSUU y estar informado de todas las noticias que publicamos?:
SUSCRÍBETE  AQUÍ.

Comparte Cultura
¡¡No te pierdas!!