Cata, un músico autodidacta, que utiliza como arma la palabra, lanza su primer trabajo discográfico.

Su nombre artístico, Cata, es en realidad el apodo que le dieron los amigos de la infancia en aquel pueblo tinerfeño de su madre, donde pasaba los veranos cerca del mar.
Cuando años más tarde se trasladó a vivir a Las Palmas de Gran Canaria, Cata se convirtió en su nombre de pila, por la misma razón. Pero Enrique entiende Cata como “porción de algo que se prueba” y esto encaja a la perfección con el tipo de música que produce. Su música bebe de diferentes estilos y le gusta probar combinaciones de muchas clases de sonidos.Los primeros conciertos como Cata se remontan a finales de los 90 con el grupo de blues-rock Lajares formado por estudiantes de la ULPGC. Tocaban en las principales salas de la ciudad (Quasquías, Paraninfo, etc…) y él era el encargado de poner los solos de armónica y a veces cantar alguna canción. Pronto llegaron sus primeros conciertos en solitario en formato armónica-guitarra-voz.

A su vuelta a Las Palmas de Gran Canaria tras un intercambio Erasmus en Holanda, al parecer muy inspirador, grabó las 27 canciones que dieron como resultado las maquetas Catabolismo Caras b. Aunque el gran acontecimiento musical llegó en el año 2000, en el Festival WOMAD, cuando tuvo la suerte de conocer a Corey Harris quién le invitó a acompañarle con la armónica en el escenario de la Plaza Santa Catalina frente a miles de personas. Para Cata fue un sueño hecho realidad; sentirse un músico más del cartel del Womad y conocer a una leyenda del blues como Corey Harris (sobre esto se puede leer en el libro de “Rock Around Canarias” de Vicente Martín Abreu).

Cuando finalizó sus estudios en Las Palmas volvió a Barcelona, su ciudad natal, aunque tenía claro que tarde o temprano iba a volver a las islas para quedarse. En Barcelona no dejó de hacer música ni de tocar en salas como Mediterráneo, London Bar, Flan O´Bryan… También grabó otra maqueta;“No pasa nada” con 14 canciones. En esa época además tuvo un par de oportunidades de firmar un contrato discográfico pero sus ansias de libertad musical, y personal, le empujaron a comprarse una furgoneta, cruzar la península y dar algunos conciertos junto al poeta Arturo Armengolpara posteriormente recorrer Marruecos y cruzar a Lanzarote siguiendo de ruta por las Islas Canarias.

Antes de emprender ese viaje dejó 3 canciones grabadas en los antiguos estudios EMI (Barcelona), que fueron producidas por Carlos Yelamos y Josep Llobell“Buscando soluciones”, “Coca” (que se encuentra en youtube bajo el nombre de “Nieve” en el canal catabolismo) y “El tereforito”. Ninguna de ellas llegó a editarse.

Desde hace una década Cata está afincada en Las Palmas de Gran Canaria y sigue evolucionando y abriéndose musicalmente. Actualmente toca la armónica y el banjo en la banda The Hillrockets, colabora con los Bar Riders mientras va desarrollando su proyecto personal como Cata. Su canción más reciente “Jhonny Weissmüller” le llevó a ser invitado a tocar en el programa Click and Roll de los 40 canarias (14 de octubre de 2018). Este aliento inesperado, le ha animado a plasmar su proceso de aprendizaje componiendo y produciendo canciones desde casa.

CATA 33´33¨

El álbum Cata 33´33” es el resultado y refleja su camino musical, un álbum autogestionado y autoproducido dónde Alexis Cabrera, (Nationalx) ejerce de masterizador.
Cata 33´33 se puede encontrar en todas las plataformas (Spotify, Apple Music, Itunes, Youtube, etc…).
Enrique no para de pensar en canciones. Es muy probable que pronto reaparezca con nuevas creaciones, ésta vez rodeado de músicos.

Instagram: elimperiocontracata

Facebook: www.facebook.com/cataface/

Youtube: www.youtube.com/playlist?list=PLLAPUOG3lOWrxINkEv5mP6by_bpl3dqUg

¿Quieres tener nuestra revista mensual y estar informado de todas las noticias que publicamos? SUSCRÍBETE AQUÍ.

Comparte Cultura
¡No te pierdas!