Chrysallis: Asociación de Familias de Menores Transexuales

17951443_1859380474301613_2703402230305150440_nChrysallis, Asociación de Familias de Menores Transexuales es un grupo cada vez más numeroso de personas implicadas de manera directa con la transexualidad infantil y adolescente.

El fin de la Asociación es favorecer el máximo bienestar de los menores transexuales y sus familias, para ello les acompañamos en el proceso de comprensión, aceptación y empoderamiento frente a una realidad, que en la mayoría de los casos, era desconocida.

Para llegar a conseguirlo ofrecemos:

* Un entorno confidencial y seguro de apertura, igualdad y confianza donde poder expresar los temores y las dudas que tienen tanto los padres como los propios menores.

* Una oportunidad para que las chicas y los chicos interactúen con sus pares y así favorecer que dejen de considerarse “bichos raros”.

* Asesoramiento individualizado, con acceso al fondo documental y posibilidades de acompañamiento para solucionar los problemas que pueden ir surgiendo en el entorno familiar, educativo, social, sanitario, así como para gestiones legales y registrales del menor y su familia.

* En los casos necesarios, apoyo y acompañamiento en las denuncias por discriminación, acoso o bullying recibido por los menores o sus familias.

* Base de datos de profesionales con garantía de buenas prácticas.

* Actividades de sensibilización y formación sobre el fenómeno de la transexualidad en la infancia y adolescencia, en colaboración con entidades profesionales.

Nuestros objetivos:

* Facilitar la expresión de los temores y las dudas que surgen en las familias y en los propios menores.

* Favorecer que las chicas y chicos dejen de considerarse “bichos raros”.

* Asesorar y documentar frente a los diferentes procesos a llevar a cabo tanto en materia legal como registral.

* Apoyar ante los problemas que puedan surgir en el entorno familiar, social, educativo, sanitario y legal del menor.

* Luchar contra la discriminación, el acoso y el bullying hacia los menores o sus familias.

* Reducir/erradicar el sufrimiento producido por la mala praxis profesional.

* Visibilizar de forma clara y comprensible el fenómeno de la transexualidad en la infancia y adolescencia.

Nuestro deseo es seguir creciendo, llegar a todas las familias que lo necesiten y a los profesionales sensibles al tema o con interés por informarse, crecer laboralmente y, por qué no, como personas.

Para ello, necesitamos de su ayuda. Le pedimos que nos guardes en su base de datos para posibles consultas personales, profesionales o de terceros y, cómo no, que comparta esta información con quienes crea que puedan encontrarla interesante.

La identidad de las personas reside en el cerebro y es el sentimiento íntimo de ser hombre o ser mujer. Al nacer, por interpretación visual de los genitales se nos asigna un sexo, hombre o mujer. En la gran mayoría de los casos se acierta, pero en el caso de las personas transexuales se produce un grave error que tendrá consecuencias fatales para la persona desde su infancia.

A las personas que se acierta en la asignación del sexo de les califica como cisexuales. “Cis” significa etimológicamente cercano o a este lado y “trans” lejano o al otro lado.

Nuestra sexualidad ha sido interpretada por la población mayoritaria, la “cis” dejando a la población “trans” fuera de la sociedad y abocándolos al ostracismo.

El cuerpo de las mujeres/niñas cisexuales, tiene la misma apariencia física y se desarrollará en el mismo sentido que el de los hombres/niños transexuales, es decir tienen órganos reproductivos con capacidad gestante. Y lo mismo ocurre con la anatomía coincidente de los hombres/niños cisexuales con la de las mujeres/niñas transexuales, tienen órganos reproductivos con capacidad de fecundar.

Ante la presión social por cumplir unos roles normativos de género, las personas transexuales son discriminadas y empujadas a rechazar su propia anatomía.

DESMONTANDO MITOS:

  • Las personas transexuales no están atrapadas en el cuerpo de nadie, ni tienen cuerpos equivocados, ni son hombres/niños que quieren ser mujeres/niñas, ni mujeres/niñas que quieren ser hombres/niños. Son tópicos que se usan frecuentemente, en la sociedad y en los medios de comunicación y hacen mucho daño, porque implican que existe una capacidad de elección, un error de la naturaleza…
  • El usar las palabras transgénero, trans o persona con comportamiento de género no normativo en lugar de transexual o transexualidad, también contribuye a invisibilizar a esta población. Las personas transexuales se identifican fuertemente con un sexo y en libertad expresan su sexualidad con roles normativos de género que se atribuyen a su sexo sentido.
  • Las niñas transexuales NO tienen genitales masculinos, si son niñas sus genitales serán de niña y femeninos (aunque sean atípicos) y lo mismo con los niños transexuales
  • Hay una tendencia médica a denominar la transexualidad como Disforia de Género.

Disforia: (del griego δύσφορος (dysphoros), de δυσ-, difícil, y φέρω, llevar) se caracteriza generalmente como una emoción desagradable o molesta, como la tristeza (estado de ánimo depresivo), ansiedad, irratibilidad o inquietud.

Es el opuesto etimológico de la euforia. La disforia es un síntoma, no una patología, que en ocasiones aparece en las personas transexuales.

La experiencia nos dice que los niños y niñas transexuales, cuando ven su identidad reconocida plenamente por entorno familiar y social tienen un síntoma opuesto, que es el de la euforia. Suele prolongarse en el tiempo, alrededor de un año, y se caracteriza por una expresión pública exagerada de los roles sociales de género que habían sido reprimidos.

+ Info: https://chrysallis.org.es/contacto/canarias/

Teléfonos:  619 90 99 22 / 679 614 552

E-mail: canarias@chrysallis.org.es

¿Quieres tener nuestra revista mensual en versión digital ISSUU y estar informado de todas las noticias que publicamos? SUSCRÍBETE  AQUÍ.

Comparte Cultura
¡¡No te pierdas!!