Despacito y buena letra, el arte de la cartelería hecha a mano, portada de Septiembre de la revista mensual La brújula ocio y cultura de Gran Canaria.

Jaime Medina es la persona que posee las manos que utiliza para pintar los carteles más asombrosos que hemos visto en mucho tiempo. Cuando conozcas el trabajo artístico y hayas visto sus obras  terminadas, te quedarás asombrado por la calidad, el acabado, el detalle llevado a la perfección.

Jaime nos ha regalado la portada de este mes de Septiembre de 2016, hecha a mano, por supuesto. Lo ha hecho con pintura esmalte sintética, el círculo de la brújula es de pan de oro de 24 kilates. Lo ha hecho en las medidas justas, a escala, para que la podamos fotografiar y que al publicarla no sufra ningún desajuste. O sea, una obra de arte que le agradeceremos toda la vida.

Te contamos, a continuación, la historia de este arte y la de Jaime Medina:

A principios del siglo XX, la señalización y rotulación de establecimientos comerciales evolucionó hasta convertirse en una especialidad artística, sobre todo en países como Estados Unidos, Irlanda o Reino Unido, donde numerosos comercios, pubs y restaurantes competían por atraer la atención de sus clientes. En España, la crisis económica derivada de la Guerra Civil acabó con la continuidad del trabajo que algunos maestros desarrollaban principalmente en las grandes ciudades. Desde entonces, la rotulación en España ha tenido un carácter funcional más que artístico, con contadas excepciones realizadas principalmente por pintores, arquitectos u otros artistas no especializados. Con la automatización de procesos y la introducción de nuevos equipos y materiales a principios de los 80, se fueron abandonando las técnicas tradicionales en favor de la reducción de costes. Esto aumentó la asequibilidad para el cliente, pero acabó con los procesos y técnicas manuales más creativas, capaces de aportar un valor artístico y captar mucho más la atención.

El reciente aumento del gusto por lo artesano y tradicional, del cuidado por el detalle y, sobre todo, por la búsqueda de la personalización frente a la fría y monótona producción en serie, ha abonado el terreno que Jaime Medina, diseñador catalán afincado en Gran Canaria, viene cultivando desde hace años bajo la firma Despacito y Buena Letra. Orgulloso de ser uno de los pocos representantes de este oficio en nuestro país y el único en Canarias, augura un ilusionante futuro para la profesión, que está gozando de un creciente reconocimiento en todo el mundo. Sus rótulos, carteles y pizarras realizados completamente a mano son cada vez más demandados por todo tipo de establecimientos que buscan la diferenciación, la personalización y la calidad en sus letreros y mensajes. Sus numerosos trabajos están aportando, a base de cuidadosas pinceladas, una humanización y cercanía que venían siendo necesarias en nuestro paisaje urbano.

Web: http://www.despacito.es/

¿Quieres tener nuestra revista mensual y estar informado de todas las noticias que publicamos?:
SUSCRÍBETE AQUÍ.

Comparte Cultura
¡No te pierdas!