Hace unos días leía un artículo sobre el “knolling”. Que no es otra cosa que el arte de organizar las cosas y luego hacer bodegones fotográficos de este orden.

Comienzo hablando de este concepto, porque el artista de este mes ha sobrepasado el concepto del “knolling” para ir más allá y construir composiciones geométricas únicas con materiales cotidianos llenos de colorido.

Y es que Adam Hillman es un artista que ha llevado el concepto “reutilizar” varios niveles más arriba. Estudiante de historia del arte, Hillman pasó gran parte de su vida de adolescente, dibujando patrones geométricos y abstracciones. Fue en 2014 que la fotografía entró en su vida, uniéndose a su afición al dibujo, desencadenando así en la realización de patrones con objetos de todo tipo como monedas, crayones, clips …aunque en sus composiciones abundan, principalmente, elementos que son perecederos o propensos a caducar rápidamente.

Hace poco el artista comentaba:

“Recientemente me he enfocado mucho en el contraste de color y el degradado. Creando nuevas piezas que utilizan una variedad de objetos deformas y tamaños diferentes, unificados a través de líneas y colores implícitos”.

Amante de la comida, sus colores y sus formas, Hillman es un obsesivo del orden, las estructuras y los patrones y es por esto que sus creaciones tienen ese estilo tan pulcro y meticuloso que las vuelve irresistiblemente magnéticas y adictivas.

¿A qué tienes ganas de ver más composiciones?

Si es así y quieres conocer más sobre el artista, puedes buscarlo en instagram como @witenry

¿Quieres tener nuestra revista mensual y estar informado de todas las noticias que publicamos? SUSCRÍBETE AQUÍ.

Comparte Cultura
¡No te pierdas!