Nuevo curso, nuevos discos.

La llegada de septiembre marca un punto de inflexión en este 2015 y permite mirar hacia atrás a la vez que poner en el horizonte algunos de los proyectos discográficos de cuño canario que se encuentran en cocina. El verano ha traído el reencuentro con The Casavettes, la banda tinerfeña que lidera Rubén Hernández, que en julio presentaba con mecánica precisión el tercer ep que factura en los últimos tres años. Un formato urgente, con cinco temas, igual que el rock al que se debe el proyecto, que convierte a su nueva entrega Blood Love Soul en un caramelo de enérgico rock que presiden las guitarras.

https://the-cassavetes.bandcamp.com/album/blood-love-soul

mondo diavolo

Sin salir de Tenerife, el último trimestre del año traerá, salvo contratiempos, el que será el quinto álbum de GAF y la Estrella de la Muerte para el sello Foehn, y tercero con este nombre tras la edición de Sunriser (2013). Si en este la psicodelia, el space rock y la experimentación era lo que mandaba, el grupo que comanda Mladen Kurajica, fiel a sus principios de reinventar sin transitar sobre lo andado, se escora hacia terrenos más rockeros sin perder las señas de su sonido primigenio.

retrete.jpg

En Gran Canaria, cabe esperar al menos tres lanzamientos de otras tantas bandas ya mayores, tanto por trayectoria y discografía, como por la capacidad de conectar con el público y convertirse en productos revelación a nivel insular.

Un lugar para volver

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Entre los primeros hay que situar a The Birkins, cuyo tercer disco de estudio asoma en septiembre. Grabado al igual que los dos álbumes anteriores en los estudios de Paco Loco, en Puerto de Santa María (Cádiz), la cosecha reciente de The Birkins se llama Souvenirs, del que se han ido conociendo algunos cortes, singles potenciales, en los últimos meses: Fly Away, Fly High, la primera de las desveladas como adelanto del disco, Sofa y Lying on my bed.

Otras dos formaciones que serán noticia discográfica con el trío Así Se Murió, una de las criaturas furiosas que dejó 2014, y que tras la publicación del ep Éxitos bailables, Vol 1, toca ahora el primer álbum. Y como quiera que el negocio de la música es deficitario y armar y producir un álbum escapa a la economía del artista canario medio, la fórmula del micromecenazgo continúa fidelizando a público. Dos grupos grancanarios han apostado en 2015 por dar a sus seguidores la posibilidad de financiar el trabajo del artista que admiran. La Perra de Pavlov está en ello, con grabación completada en los Estudios Caramelo de Valencia con el productor Fernando Boix, para lo que será su primer largo tras la edición de los ep’s 15 días en el extrarradio y Claroscuro, y que incluirá temas como Malibú, Zapatos o Ciudad Moderna. Y Mondo Diávolo, con una campaña de crowfunding iniciada en agosto para financiar el lanzamiento de su primer álbum Un lugar para volver, que llega tras dos ep’s autoeditados El Rey de los Cobardes y Mundo Ausente, y el cuento ilustrado Tres amaneceres. Y dos recopilatorios de grupos canarios se suman a la cosecha insular reciente y a medio plazo. Ya editado la compilación Gentuza Vol 1, donde se recoge el pulso de 14 bandas punks de Gran Canaria en un proyecto impulsado por Malformaciones Kongénitas; y el homenaje colectivo que con el nombre de Cementerios Desiertos una veintena de formaciones de las Islas llevan a su terreno otros tantos clásicos del repertorio de los tinerfeños Ataúd Vacante.

Comparte Cultura
¡No te pierdas!