En el año 2018 se cumplen 207 años, pues sucedió en el año 1811, los vecinos de los Altos, del Barranco del Pinar, de Piedra de Molino, de Junquillo y Verdejo, Palmitales, Calabozo y Paso, Caideros de San José, Saucillo y Lucena, ofrecieron esta fiesta a la Virgen de Santa María de Guía, en franco agradecimiento al milagro patente por haber salvado sus tierras y cosechas del azote de la cigarra que habría de hundirlos en la miseria y en la más negra desesperación.

El origen de la misma es la promesa que en 1811 hicieron los campesinos de las medianías de Gran Canaria a la Virgen de Guía de celebrarle anualmente una ofrenda con las ramas y frutos de la tierra que las cigarras devoraban, asolando los campos de la isla de Gran Canaria, unido además a una epidemia de fiebre amarilla, que causaba una gran mortandad entre la población, lo que produjo hambre.Los campesinos imploraron, en el denominado Voto de Vergara, a la Virgen de Guía, que enviara agua y aniquilara a la cigarra, produciéndose el milagro, pues comenzó a llover y la cigarra desapareció.

Consulta el Programa 2018

¿Quieres tener nuestra revista mensual y estar informado de todas las noticias que publicamos? SUSCRÍBETE AQUÍ.

Comparte Cultura
¡No te pierdas!