Nacho es uno de los mejores fotógrafos que trabajan en nuestra isla, un recolector de imágenes con mucha paciencia que nos regala ese ”Instante decisivo”.
Nos ha ofrecido la portada de este número y le hemos hecho algunas preguntas sobre la fotografía, un arte infravalorado actualmente con la llegada de los móviles.

1002112_10200250792850767_390746964_n

¿Cómo y cuándo comenzáste a saber que la fotografía se iba a convertir en tu forma de vida, en tu trabajo?
Desde muy pequeñito me atrajo el mundo de la imágen. Recuerdo con 5-6 años ponerme garrafas de plástico vacías al hombro y jugar a ser reportero de televisión. en mi primera comunión me regalaron una cámara de formato. Ya de adolescente la mítica serie Lou Grant me enganchó al mundo periodístico. Un buen amigo me enseñó a revelar mis primeros negativos y me enamoró la magia del cuarto oscuro, la luz roja, la aparición de la imagen latente, los olores a fijador… En 1985 hice mis primeros trabajos profesionales. Tuve la suerte de empezar a hacer fotos para para la Dirección General de Juventud del Gobierno de Canarias. Desde allí se organizaron numerosos conciertos de folklore, timple, pop rock, teatro… que yo fotografié. Poco a poco me fui especializando en fotografía de espectáculos.

No es lo mismo la fotografía periodística que la artística, ¿en cuál estás más cómodo?
Yo soy, sin duda alguna, fotoperiodista. Especializado en cultura, espectáculos y eventos sociales. Mi trabajo es una mezcla de técnica, experiencia, discreción y constancia. Me gusta sentir, capturar, reflejar y transmitir lo que ocurre.  Es en estos parámetros donde me siento cómodo.

Desde la aparición de las redes sociales llenas tu perfil de fotos históricas de los festivales de música con músicos canarios y personajes del mundillo, ¿para cuando una exposición?
Mi cámara ha sido testigo de la mayoría de los conciertos y festivales que ha habido en Gran Canaria en los últimos 30 años. Soy consciente de que mi archivo, aparte de mi, pertenece a  los músicos, técnicos, productores, espectadores… que han vibrado y disfrutado en cada uno de estos espectáculos. Hay varios proyectos de exposiciones y libros planteados. Por ejemplo este año el Festival Internacional de Jazz cumple 25 años y estamos concretando un exposición que rinda homenaje fotográfico a tantas noches de buena música.

Tienes un éxito total en las redes sociales cada vez que publicas una foto artística, ¿cuánto de suerte y cuánto de paciencia existe para obtener esa foto deseada?
Buena parte de lo que publico en las redes son fotografías de paisajes y nocturnas. Este tipo de fotografía requiere una gran planificación y perseverancia. Nada es casual. Hay varias app que te ayudan a planificar que día, que hora y posición es la correcta para fotografiar lo que has imaginado. La suerte está en que el día elegido no llueva o no haya calima.

 ¿Ahora mismo, trabajas de freelance o para alguna agencia?
Como la gran mayoría de mis compañeros soy autónomo. Tengo mis buenos clientes “fijos” que son los que me pagan para que fotografíe sus espectáculos, eventos o conciertos. Yo distribuyo las fotos entre los medios y redes. El termino freelance creo que hoy en día casi no existe. Los medios cada vez pagan y compran menos. Normalmente publican fotos de sus fotógrafos, si no  fotos cedidas o directamente hacen galerías con las fotos de móviles de sus lectores

¿Qué opinas sobre la moda que ha llevado tener estos teléfonos con cámaras tan sofisticadas que ha llevado a la fotografía  a ser más popular, ha podido dañar el trabajo de los profesionales?
La popularización de la fotografía ha hecho que la figura del fotógrafo profesional se haya desdibujado. Todo del mundo es fotógrafo, incluso se ven anuncios de cursos de fotografía Profesional con móviles ¿?. Los móviles aparte del olvido de la técnica fotográfica han traído consigo la perdida de lo que Cartier Bresson llamaba “el instante decisivo”. De cada momento de la vida se disparaban cientos de malas fotografías pero ninguna captura el instante mágico. Todo el mundo esta más pendiente un Selfie y publicarlo que de lo que está viendo. La inmediatez de las redes ha hecho mucho daño al trabajo fotográfico. Es más importante publicar rápido que bueno. Es muy triste. Ante esto lo único que podemos hacer los fotógrafos profesionales es aportar calidad, reivindicar cultura visual, ofrecer puntos de vistas novedosos y buenas capturas finales.

Y por último, explícanos un poco en qué circunstancias y cómo llegastes a hacer la foto de portada de este mes, con datos técnicos ,si quieres, para los amntes de la fotografía que nos siguen …
Pasado… presente… futuro.
Faro de Fuencaliente, La Palma. Madrugada del 16 de agosto de 2015
La foto está sacada en el Faro de Fuencaliente (La Palma) el 16 de agosto de 2015 a la 1 y 30 de la madrugada con una cámara Nikon D4.El objetivo usado fue 14 mm a 4,5 de apertura y 25 segundos de exposición. Programa y enfoque manual. 6400 ISO. La captura original fue en Raw y posteriormente editada y exportada a Jpg en Lightroom 5.

Muchísimas gracias Nacho por tu ojo que nos enseña instantes irrepetibles y por regalarnos esta espectacular portada que  da comienzo a este año 2016.

¿Quieres tener nuestra revista mensual en versión digital ISSUU y estar informado de todas las noticias que publicamos?:
SUSCRÍBETE  AQUÍ.

Comparte Cultura
¡¡No te pierdas!!