Iniciada en Francia el 21 de Junio de 1982 por Jack Lang, cuando era ministro de cultura de Francia, como “Fiesta de la Música” e instituida como celebración europea en 1985 (Año Europeo de la Música), cada solsticio de verano, el 21 de junio, la Unión Europea celebra una jornada destinada a promover el intercambio cultural entre los pueblos, el trasvase musical de unos territorios a otros.

Su objetivo es promocionar la música de dos maneras:

- que los músicos aficionados voluntariamente salgan a tocar a la calle.

- la organización de conciertos gratuitos, en los que el público tenga la oportunidad de presenciar sus artistas preferidos sin importar estilo ni origen.

¿Quieres tener nuestra revista mensual y estar informado de todas las noticias que publicamos?:
SUSCRÍBETE AQUÍ.

Comparte Cultura
¡No te pierdas!