Lo tuyo es puro teatro: Entrevista a Elena Pérez (Maquilladora y Peluquera)

Premio Gaudí de Maquillaje y Peluquería.

Este año te han concedido el Premio Gaudí de Maquillaje y Peluquería, ¿puedes explicar a nuestros lectores qué tipo de premio es éste?

El premio Gaudí lo concede la Academia de Cine Catalán. Cuando me informaron de que había sido galardonada para el Premio Gaudí de Maquillaje y Peluquería en la película REC 4, fue una sorpresa para mí, no me lo esperaba, así que fue una gran alegría recibir el premio.

Háblanos de tus comienzos…

Empecé con un salón que abrí en Madrid: Tatoo. Trabajé en Moda y Publicidad, maquillando y peinando a modelos de la Pasarela Cibeles y artistas para fotos de entrevistas en El País. Fue una época muy agradable y divertida, ¡me encantaba!. Conocí a muchos artistas de los 90, gente mítica y de las que guardo un muy grato recuerdo. Pero con el tiempo se convirtió en rutina, entré en una etapa de crisis profesional y pensé en incluso dejarlo…

¿Y qué fue lo que ocurrió para que no abandonaras tu pasión por el maquillaje y la peluquería?

Yo llevo quince años trabajando en el mundo del Cine. Pienso que fue el resultado de una forma de vida, de la gente que conocía, de lo que hacía… Apareció la oportunidad de empezar a trabajar en cine y fue como una revelación. -“Esto es lo que yo quiero”-, pensé. Así que redescubrí mi profesión y la vida me ofreció la oportunidad de aprender cosas nuevas, cosas de época…, con grandes profesionales como Ana Lozano, la maquilladora de Penélope Cruz, y Teresa Rabal, la cual desafortunadamente ya no se encuentra entre nosotros… Esto me enganchó, y hasta ahora.

¿Crees que es difícil trabajar en el mundo del Cine? 

Es un mundo difícil, pues no basta con trabajar bien. Quizá las relaciones personales son determinantes. Y también la suerte. Pienso que el destino puede jugar también un papel determinante…

¿Acaso soñabas con ser maquilladora y peluquera de pequeña?

En realidad no lo recuerdo. Yo era una niña con un gran sentido de la estética, con sensibilidad, a la que le gustaban las manualidades, los dibujos…

¿Qué les dirías a los lectores de La Brújula?

Les diría que nunca abandonen, que cuando parece que no hay salida el destino, la vida, se encarga de abrir otros caminos que hasta ese momento no éramos capaces de vislumbrar ni tan siquiera imaginar…

 

Por Guayarmina Rodmar