El Palacete Rodríguez Quegles, edificio singular, fué sede de la Consejería de Educación y Cultura, la Dirección General de Patrimonio Histórico, la Dirección General de Universidades e lnvestigación y de la Academia Canaria de la Lengua; ocupando el solar situado en la confluencia de las calles Pérez Galdós y Perdomo.
Lo mandó construir D. Juan Rodríguez Quegles, sobre lo que fuera la huerta del antiguo monasterio de la Concepción Bernarda. Abogado ilustrado, comerciante, terrateniente, presidente de la Sociedad Mercantil, admirador y amante de todo lo europeo, Don Juan concibió este suntuoso palacio como regalo de amor, a la que sería su mujer, doña María Teresa González Díaz.
El proyecto inicial se lo encargó al arquitecto madrileño Mariano Belmás, pero sería Fernando Navarro y Navarro, quien finalmente lo adaptase y lo llevara a la práctica.
La obra comenzó en 1900 y no se tiene constancia documental del año de su finalización.
En 1972 el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria compró el edificio para albergar el Conservatorio Superior de Música de Las Palmas. Se remozó y adaptó para esta nueva utilidad, pero tras 16 año de música, su capacidad fue insuficiente para la cantidad de alumnos matriculados. Y el edificio volvió a cerrarse sumido en sus recuerdos de esplendor.
Más tarde, en 1990 el Ayuntamiento lo cede a la Consejería de Cultura del Gobierno de Canarias a cambio de su rehabilitación y restauración integral. La rehabilitación de su interior descubrió las maravilla que ocultaba: estucados venecianos, frescos, tapices y mármoles, que volvieron a adquirir el lustre y la presencia con la que fueron creados.
En cuanto al exterior, se planteó un problema: determinar el color con el que debían pintarse sus paredes. Las diferentes catas realizadas por los técnicos no fueron capaces de determinar cual había sido su color primitivo. La memoria de los vecinos de mayor edad proporcionó la información necesaria para solucionar esta cuestión, recordándole a los técnicos el nombre popular con el que se conocía al palacete, dato que finalmente ayudo a decidir el color con el que sería rehabilitada la fachada de la «Casa Verde».
Texto Vicente Villegas

Actualmente el Palacete Rodríguez Quegles es un espacio dinamizador de la cultura capitalina, como centro abierto a la exhibición, creación y coordinación cultural.

Este nuevo espacio contará con una programación estable y abierta al público, que tendrá cabida en sus distintas salas, que albergarán actividades como proyecciones de cine, exposiciones, talleres, conferencias, cursos o conciertos de música. Esta nueva sede tiene como objetivo captar a nuevos públicos y ser punto de referencia cultural en la ciudad.

¿Quieres tener nuestra revista mensual en versión digital ISSUU y estar informado de todas las noticias que publicamos?:
SUSCRÍBETE  AQUÍ.

Comparte Cultura
¡¡No te pierdas!!