Los años bisiestos tienen 366 días, uno más que los ordinarios. Ese día extra se añade al mes de Febrero, que pasa a tener un día más, 29. Así se corrige un desfase en la duración real del año, que es de 365 días y 6 horas aproximadamente, y cada cuatro se suman 24 horas más.

Si el desajuste no se corrigiera, el error se acumularía con el paso de los años y la locura nos envolvería a todos.

Un ejemplo, si no lo ajustáramos en 100 años el calendario estaría desfasado 25 días, las estaciones no coincidirían con los meses, habría que cambiar muchos hábitos en nuestra vida (Trabajo, vacaciones, colegios, …).

Julio podría llegar a ser el mes más frío del año en el hemisferio norte, cuando estamos acostumbrados a que sea un mes de intenso calor veraniego.

Así, el seguimiento del ciclo natural de la estaciones sería un jaleo tanto para nosotros, cómo para nuestra forma de vida, llegando a un cáos perjudicial para nuestra mente y nuestro ciclo vital.

Esta corrección se lleva haciendo desde la época del Imperio Romano, pero en 1582 se creó el calendario gregoriano, que es el que se utiliza en casi todo el mundo actualmente.

Lo instauró el Papa Gregorio XIII y su asistente, el astrónomo y matemático alemán Christopher Clavius, que acertó con más exactitud al tener en cuenta que la Tierra tarda exactamente en dar una vuelta al Sol 365,2422 días y no 365,25, que es la cifra que se había usado para redondear.

Con el redondeo, cada mil años el error se acumulaba y el calendario se desajustaba. Para evitarlo puso como condición que solo fueran bisiestos los años que acabaran en 00 que fueran divisibles entre 400.

Este es el método finalmente que usamos a día de hoy para elegir los años bisiestos.

De esta manera la lista de los últimos años bisiestos y algunos de los futuros queda así:

1960 – 1964 – 1968 – 1972 – 1976 – 1980 – 1984 – 1988 – 1992 – 1996 2000 2004 2008 2012 2016 2020 2024 2028 2032 2036 2040 2044 2048 2052 2056 2060 2064 2068 2072 2076 2080 2084 2088 2092 2096 2104 2108 2112 2116 2120 2124 2128 2132 2136 2140 2144 2148 2152

Curiosidades:

– En el mundo anglosajón, a los que nacen un 29 de febrero se les llama “Leapers”, palabra que proviene del término Leap Year, año bisiesto en inglés.

– En Irlanda se premia con 70 libras a los bebes que nacen en Leap Year.

– Antiguamente se decía que los niños que nacían en años bisiestos eran personas especiales, con poderes o que podían ser curanderos.

– Nació una leyenda en el siglo V en Irlanda para que cualquier día del mes de febrero en año bisiesto fuera la fecha idónea en la que una mujer pidiera matrimonio a su pareja.

– En 1929 la Unión Soviética (URSS) introdujo un calendario revolucionario en el que cada mes tenía 30 días. Por eso, en 1930 y 1931 existió un 30 de febrero en la URSS, pero en 1932 los meses volvieron a ser como antes.

Comparte Vida
¡No te pierdas!