Leyendo ahora
UN BUEN VILLANO

UN BUEN VILLANO

La Huella del Cine Por Luis Díaz, Analista de documentos cinematográficos.

Los malos, son tendencia en la actualidad y llegamos a empatizar con ellos porque están llenos de matices que nos atrapan por encima de un personaje de linea plana que siempre busca hacer el bien. Las grandes producciones los últimos años tienen muy claro que toda película o serie que se precie debe tener un buen malvado que nos atraigan. Que en ocasiones se alzan como los auténticos protagonistas.

¿Estamos seducidos entonces por el lado oscuro?…

Simplemente la ficción nos proporciona una manera de comprometerse con los aspectos oscuros de nuestra personalidad sin hacer que nos cuestionemos si somos una buena o mala persona.

Pero nadie es malo así porque sí. Siempre hay alguna justificación tras su comportamiento que nos interesa.

Alfred Hitchcock decía: «Cuanto más logrado sea el retrato del malo, más lograda será la película». Si queremos transmitir una sensación verosímil de peligro, el malvado ha de ser tan perturbador como sus acciones,ha de ser lo que son capaces de imaginar. Por ello, en el cine de Hitchcock, estos personajes ostentan una inteligencia por encima de la media, una inteligencia fría, y unas maneras elegantes.

Ver también

He aquí unos cuantos ejemplos cómo Walter White en «Breaking Bad”, Hannibal Lecter, Dexter, Voldemort, Darth Vader, Maléfica, Moriarty o el Joker.

Y para finalizar os diré que me gusta pensar que actor o actriz me encantaría que interpretara un malo súper malvado para nuestro deleite.