Leyendo ahora
Historias de la ciudad: Protesta Verde

Historias de la ciudad: Protesta Verde

Un cálido día de julio del 2012, Gregorio González sale a pasear a la trasera de su vivienda con la idea de comenzar una pequeña protesta contra el abandono que vive ese terreno el cual se ha convertido en un vertedero improvisado. Su protesta comienza plantando unas cuantas pitas que se puedan dar en esa tierra pobre y que aporten un poco de verde al paisaje yermo que él veía.

Nueve años más tarde, sigue con su pequeña protesta que ya se ha convertido en un jardín con más de 300 especies y lleno de caminos que atraviesan constantemente las personas que quieren acortar su paseo. Piedra a piedra, ha subido muros, ha hecho bancales aprovechando las basuras que los incívicos tiraban sin pudor, bancales creados con somieres, con azulejos de colores y con esfuerzo, mucho esfuerzo y toneladas de amor.

Gregorio riega con su propia agua, ha pedido que las instituciones le ayuden aunque sea con eso, pero no ha sido viable y donde cualquiera de nosotros desistiría, él ha mirado el paisaje y ha decidido, además, hacer una zona para que «la juventud» tenga el rincón que todos, cuando somos adolescentes, buscamos. Los perros cuando le ven mueven el rabo llenos de alegría buscando las caricias que les da y los propietarios de los canes saludan y hablan con él con mucha cercanía.

Entre los perros llega Kira, ratonera ladradora y juguetona y con Kira, Celia, la hija de Gregorio que lo mira orgullosa, les pido una foto y Gregorio se cuadra serio y Celia le mira y le dice «¡siempre igual, sonríe papá!» y finalmente sonríe y la foto se llena de humildad, de respeto, de civismo, de calidad humana y de orgullo.

El jardín de Gregorio es una loma que se encuentra entre la Avenida Federico García Lorca y calle Bogotá en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.

Ver también

Por Ana Fernández
A través de las fotos que siempre ha proyectado en @anademonia, ahora va a contarnos historias bonitas de la ciudad.

+ Info:

Ir arriba
X
X